Síguenos en

MAGAZINE

Las empresas aumentan su gasto en seguridad digital

Publicado

el

seguridad-digital

Los datos han demostrado que España es uno de los países que recibe una mayor cantidad de ciberataques. Así lo viene denunciando desde hace tiempo la Oficina de Seguridad del Internauta, una entidad que ha puesto en jaque a las empresas que no han dudado en comenzar a aumentar su inversión en ciberseguridad.

Unas cifras preocupantes

Se calcula que solo durante el último ejercicio, el sector online de España recibió un 150 % más de ataques digitales de los que había sufrido con anterioridad. No son cifras para tomarse a la ligera, y es que cada vertemos más datos comprometidos en la red, por lo que protegerlos es clave para el bienestar de todos.

En muchas ocasiones, estos ataques vienen propiciados por errores humanos. Es decir, tener conductas inadecuadas en la red o no saber cuáles son los comportamientos seguros ante las posibles amenazas puede terminar en el robo de datos personales.

Por ello, las autoridades llevan tiempo intentando dar a la población la información necesaria para que cuenten con herramientas con las que poder enfrentarse a los ciberdelincuentes.

Sectores de ejemplo

No todos los actores que forman parte de la industria digital corren los mismos riesgos. Es más, hay sectores que llevan años sirviendo de ejemplo por las buenas prácticas a la hora de proteger a los que usan sus servicios.

En esta lista de sectores muy bien preparados ante las ciberamenazas se cuentan la banca digital o los casinos en línea. Es normal que sean las que más hayan apostado por blindarse frente a ataques, ya que nadie estaría dispuesto a usar sus servicios si no supiera que sus transacciones son completamente seguras en estos entornos.

Y lo mismo puede decirse del comercio electrónico. Son cada vez más las tiendas online que cuentan con métodos muy sofisticados para proteger a sus usuarios, algo que también ha hecho que aumenten sus usuarios.

Los principales riesgos

Como ya apuntamos, muchas de las amenazas de Internet llegan por descuidos de usuarios particulares. En muchas ocasiones, estas entran por correo electrónico o a través de redes sociales en las que los usuarios se sienten seguros.

Sin embargo, la vigilancia se debe mantener en cualquier espacio de la red. Problemas como el robo de identidad, el phishing o la infección por programas espía son de lo más comunes.

El problema está tan extendido que se calcula que más del 30 % de los ordenadores de todo el mundo tienen alguna infección por software malicioso. Sin duda, este es un problema bastante serio para los usuarios privados, pero puede llegar a ser aún peor cuando se trata de empresas que manejan datos sensibles.

En definitiva, ponerse al día en ciberseguridad, lo que están haciendo muchas empresas de la región con una importante inversión, es fundamental para el futuro. Trabajar fuera del espacio digital es ya imposible, por lo que hay que adaptarse a él y prevenir sus potenciales riesgos.

Tendencia